Una Flecha de Salvación

La sabiduría de este mundo es insensatez para con Dios; pues escrito está: El prende a los sabios en la astucia de ellos. Y otra vez: El Señor conoce los pensamientos de los sabios, que son vanos. 1 Corintios 3:19-20

Una Flecha de Salvación

A menudo un médico se burlaba de la biblia. Negaba especialmente la resurrección, verdad fundamental del cristianismo. Pensaba: «Mi profesión me dice que cuando uno está muerto, el cuerpo está bien muerto».

Cierta vez ojeaba su Biblia para volver a hallar algo que justificara sus ataques. Su mirada cayó en el pasaje de 1 Corintios capítulo 15: «Pero dirá alguno: ¿Cómo resucitarán los muertos? ¿Con qué cuerpo vendrán?» (v.35). -Este es un buen argumento de discusión, se dijo él, cuando de repente leyó en el siguiente versículo: «Necio, lo que tú siembras no se vivifica, si no muere antes».

La palabra «necio » penetró con gran fuerza en su conciencia, como una flecha que Dios le disparó. El que había cambiado a un Saulo de Tarso en Pablo escogió a ese médico incrédulo y burlador para hacer de él un instrumento de Su gracia.

En efecto, nació de nuevo por el poder del Espíritu Santo y de la Palabra de Dios. Luego, ese hombre vino a ser un fiel siervo del Señor. A fin de recordar permanentemente la manera en que Dios le abrió los ojos, mandó confeccionar para su Biblia un cierre de plata en el cual estaba grabada esta inscripción: «Necio», y debajo: 1 Corintios 15:36.

El verdadero conocimiento vuelve humilde, mientras que el falso enorgullece. Sólo el temor del Señor es el principio de la sabiduría. «Con Dios está la sabiduría y el poder; suyo es el consejo y la inteligencia» (Job 12:13).

Fuente: Ediciones Bíblicas «La buena semilla»

Publicado en incredulidad, Mensajes. Agrega un marcador al link fijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *